icono-facebook icono-twitter icono-Google icono-Linkedin
publicidad

PORTADA

  • 10

    Marisol Toriz |

    mtoriz@apeditorial.com.mx Directora editorial y Web de Diálogo Ejecutivo, periodista especializada en la IF con 11 años de experiencia en el desarrollo, dirección y coordinación de proyectos editoriales cubriendo las fuentes de salud, negocios, tecnología y asuntos regulatorios, principalmente; además de ser responsable de la gestión de sitios Web y envíos de emailing. Su alma mater es la Universidad Nacional Autónoma de México y ha tomado diversos seminarios y cursos de periodismo especializado, herramientas digitales, liderazgo, comunicación, ventas y relaciones humanas en la Universidad Panamericana, La Salle, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey, Google y Dale Carnegie Training.

    Fortalecimiento del compliance - Cetifarma

    01 July 2019

    De manera reciente, el Consejo de Ética y Transparencia de la IF en México (Cetifarma) realizo dos encuentros, el primero de ellos llevó por título Integridad y transparencia en el sector biofarmacéutico, el cual fue inaugurado por Javier Moctezuma, presidente del consejo; Rodrigo Puga, presidente de la Cámara Nacional de la IF (Canifarma), e Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública.

     

    En él se abordaron temas como la calidad del compliance, la integridad y las buenas prácticas de la educación médica continua, el enfoque público y social de la transparencia, algunas experiencias en autorregulación, la ética en la investigación, el impacto de las nuevas tecnologías como el Digital compliance, los desafíos en su implementación, el acceso y la responsabilidad social.

     

    Rumbo a la segunda generación

    En el segundo evento, Alejandro González, presidente de Gestión Social y Cooperación, abordó la necesidad de que la IF avance hacia una segunda generación de medidas de política y estrategia de compliance vinculadas a un cambio del entorno actual. “El compliance que hace la IF en la actualidad ya no es suficiente, hay que mejorarlo, las organizaciones necesitan entender el rol que cumple en la estrategia empresarial y de negocios que es mitigar riesgos”.

     

    Además, el sector farmacéutico a nivel mundial depende de su entorno y, sobre todo, de su principal cliente que es el gobierno, por ello el experto recomendó replantearse el compliance no como el cumplimiento a una serie de requisitos, sino como la mitigación del riesgo estratégico que se compone por tres elementos:

    • Obsolescencia competitiva, ésta surge cuando una empresa se enfrenta al vencimiento de una de sus patentes farmacéuticas y se ven comprometidos sus ingresos. Ante dicho panorama, una de las estrategias que implementan los laboratorios es invertir de forma constante en IyD, pero no es la única, una de las más agresivas es adquirir la IyD con resultados promisorios de otra empresa que también participe en la misma área terapéutica.
    • Riesgo legal-reputacional, lo que la IF produce está relacionada con un derecho que es el de la salud y que debe ser garantizado por el Estado, así que el nivel regulatorio implica una gran cantidad de normas que son insuficientes debido a cuestiones éticas que no pueden legislarse y que corresponden a decisiones individuales en las que entran en tensión intereses públicos, privados, del paciente, la rentabilidad, etcétera, por eso surgió la autorregulación de la industria. Todo ello dota a la IF de un cumplimiento legal-reputacional adecuado. No obstante, dado que los riesgos son muchos, éstos se mitigan con estrategias como el compliance y gobierno corporativo.
    • Riesgo político-normativo, debido a que el cliente principal es el gobierno porque es tutor y garante de un derecho humano, es un gran comprador, pero ello implica una serie de elementos y condiciones que vuelven muy vulnerable a la IF al poder público.

     

    Nuevos paradigmas

    El paradigma imperante del compliance es endógeno, insular y se centra en el interior de las empresas con escasas perspectivas hacia el entorno, dijo González, lo cual lo hace susceptible para atender el conjunto de riesgos.

     

    En términos de perspectiva, el compliance farmacéutico aún guarda vigencia para un enfoque actual y ayuda a mitigar los riesgos legales-reputacionales, de cumplimiento normativo, consecuencias disciplinarias y resistencia al cambio cultural del modelo de negocios interno de la empresa, pero está limitado para abordar otros riesgos emergentes del entorno asociados a la eficacia, eficiencia e integridad de la distribución.

     

    Otros riesgos que debería considerar la IF son los relacionados con la disponibilidad presupuestal del gobierno, la oportunidad con la que se ejerce, falta de pago del gobierno a las distribuidoras y, a su vez, a los laboratorios; es un tema que debería considerarse antes de que el riesgo fuera de miles de millones de pesos, sobre todo porque no es un tema nuevo, pero no se ha realizado una estrategia al respecto.

     

    Complejo sistema de salud

    En México tenemos el segundo sistema de salud más complejo por cinco características:

    • Fragmentación, existen más de 15 subsistemas de salud, cada uno con sus protocolos de atención y políticas, lo cual imposibilita objetivos comunes, autonomía de gestión, atención de la problemática de salud y encarece el costo administrativo.
    • Inequidad, la cobertura e inversión pública es muy diferente en atención a la salud y, por ende, los resultados. 42.9% del gasto en salud proviene del bolsillo de las personas y sólo 23% es del gobierno.
    • Escasez, baja inversión pública en servicios de salud en los últimos años.
    • Gestión analógica, el expediente clínico aún no es electrónico y ello imposibilita la compatibilidad entre distintos sistemas, análisis de big data e interoperabilidad.
    • Enfoque curativo, no se invierte en tratamientos orientados a la prevención.

     

    “Todos esos riesgos latentes e inherentes al sistema de salud se acumularon por años y al cambiar el entorno político vino una serie de modificaciones sustantivas en el relacionamiento con los sectores y actores vinculados. No es culpa de la industria, pero ésta debe repensar si su política de compliance es sensible a los elementos clave implícitos, la competencia e interacción con diferentes incentivos, por eso es importante el papel de los distribuidores y profesionales de la salud también, todos son aliados”, apuntó.

     

    Industria adelantada

    La IF se adelantó una década a la reforma del Art. 25 para el hoy Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) con la Ley General de Responsabilidades Administrativas que determina que las empresas deben contar con un código de ética, conducta, integridad, políticas de capacitación para recursos humanos, sistemas de control interno para el cumplimiento, medios de denuncia para el incumplimiento, conflictos de interés, puerta giratoria y otros que se encuentran en el primer código de la IF.

     

    Cetifarma se ha convertido en una entidad que vela por el cumplimiento de medidas de autorregulación que van más allá de la ley, de control, sanciones internas, promoción, relacionamiento con la sociedad civil y verificación. “Es muestra del compromiso de la IF y es reconocido a nivel nacional e internacional, debería ser el ejemplo de la nueva administración porque muestran el comportamiento que debe tener una industria desde la perspectiva del SNA”, subrayó.

     

    No obstante, González sentenció que la IF es juzgada hoy por un problema de comunicación que ha generado que se tenga una percepción injusta y discriminatoria del sector donde a todos se les ha puesto en un mismo paquete. “El sector farmacéutico necesita demostrar que sus interacciones están bien reguladas, transparentar lo que hace y patrocina, sujetarse a las reglas que se ha autoimpuesto, retomar su relación con las organizaciones de pacientes y con el gobierno, con quien debió buscar alianzas desde antes porque ya tenía el mejor modelo de gestión de riesgos de América Latina; trabajar con otros actores de rendición de cuentas y acercarse a los espacios de integridad corporativa”.

     

    Juan Francisco Millán, fundador del Cetifarma, se confesó responsable de las dificultades para comunicar lo que ha hecho por más de una década este consejo, organismo que ha sumado en este tiempo a empresas fabricantes de medicamentos, tanto en la línea humana como animal, dispositivos médicos, productoras de fórmulas infantiles y de ensayos clínicos. Del mismo modo, convenció a la Academia Nacional de Medicina para construir espacios deontológicos para la interacción del cuerpo médico con la industria bajo un código de ética. “Durante la pasada XXVIII Convención Nacional de la IF en México mostramos evidencias de que cumplimos con prácticas de integridad y diversos esfuerzos más allá de lo que marca la ley porque es nuestra convicción adoptar valores, principios éticos más allá de nuestro código y debemos comunicarlo más allá de nuestro entorno”.

     

    En síntesis, pronunció, los pilares del sistema de autorregulación tienen dos elementos, la cadena de valor y la de confianza. Tenemos que incrementar la verificación in situ, este año se han celebrado 2,500 eventos, 92% de los eventos médicos no se realizaron en lugares con playa, 12% fuera del país y la mayor parte se llevaron a cabo durante el primer semestre del año. Hay 74 empresas farmacéuticas en el esquema de autorregulación y la IF ha presentado 31,896 reportes de efectos adversos.

PORTADA

publicidad Promo Lateral
icono-flecha