icono-facebook icono-twitter icono-Google icono-Linkedin
publicidad

OPINIONES

  • 9

    Ferdinard Recio |

    Director general del Centro Acrópolis.

    Programas emergentes


    01 July 2019

    Siempre seremos un país humanitario para apoyar a los más desprotegidos y vulnerables ante los desastres, pero también seamos congruentes con lo que ofrecemos para apoyar a los migrantes

     

    Este año se presentó en el país un fenómeno socio-organizativo inusual de migrantes provenientes de América Central, de lugares como Cuba, Congo, Haití, etcétera, quienes pretenden ingresar a Estados Unidos, según ellos con mayor seguridad que la que existe en su país de origen, para cumplir su deseo de tener una mejor calidad de vida.

     

    Lo anterior ha hecho que nuestro país se encuentre en peligro por el riesgo de que se presenten aquí las enfermedades endémicas de esos países, debido al hacinamiento de los albergues temporales, sus malas instalaciones sanitarias y porque no se ha logrado realizar un cerco sanitario adecuado de los migrantes que llegaron con enfermedades infecciosas propias de la temporada de lluvias y calor intenso, las cuales en México ya estaban bajo control.

     

    Recordemos que las unidades de salud de primer y segundo nivel en la zona fronteriza del sur de nuestro país, no cuentan con la mejor estructura, personal suficiente, equipo de apoyo diagnóstico en excelentes condiciones, suficientes medicamentos ni materiales de insumo para atender a esta nueva población que no se encuentra considerada en los planes anuales de salud.

     

    Por lo anterior, el Sistema Nacional de Salud debe implementar un programa emergente para su atención, con el apoyo de las otras instituciones del gobierno federal, estatal y municipal, así como con las organizaciones sociales que prestan sus servicios en el sureste; por eso es indispensable realizar el diagnóstico situacional que se vive en este momento y que cada día será mayor su magnitud de complicaciones, si no se realiza dicho programa, como una medida para amortiguar las complicaciones que se han suscitado en las poblaciones donde se reciben y por donde pasan las caravanas, las cuales a su vez, dejan a su paso afectaciones que no son fáciles de solucionar para la economía o el desarrollo de las mismas.

     

    Recordemos que los fenómenos de tipo socio-organizativo perjudican la resiliencia de las zonas en donde se desarrollan si no se crean actividades que permitan controlar sus consecuencias.

     

    Siempre seremos un país humanitario para apoyar a los más desprotegidos y vulnerables ante los desastres, pero también seamos congruentes con lo que ofrecemos para apoyar a los migrantes. En la actualidad, con los recortes presupuestales al Sistema Nacional de Salud, no es fácil diseñar programas emergentes para la atención con calidad y humanismo para estos migrantes y nuestros mexicanos que durante años han vivido en zonas de extrema pobreza.

PORTADA

publicidad Promo Lateral
icono-flecha