icono-facebook icono-twitter icono-Google icono-Linkedin
publicidad

OPINIONES

  • 20

    Eduardo Pasquel |

    Es comunicólogo con 30 años de experiencia en medios electrónicos y, desde hace 10 años, es el director de Comunicación y Relaciones Públicas de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos.

    Medicamentos biocomparables


    01 March 2019

    Representan una gran ventana de oportunidad con productos de alto valor agregado que generan salud, empleos y desarrollo económico para México que cuenta con condiciones y recursos humanos altamente capacitados, los cuales favorecen el desarrollo de la biotecnología farmacéutica

     

    Recordemos que un medicamento biotecnológico innovador es un producto primero en el mercado que cuenta con un periodo de exclusividad en su comercialización conferido por las patentes. Por otro lado, un medicamento biocomparable es un producto biotecnológico de entrada subsecuente al mercado que llega cuando la patente del innovador ha vencido, en otros países se conocen como biosimilares.

     

    Ahora bien, nuestro país sufre un cambio demográfico y epidemiológico con ciertas características:

    • La población vive más años y, por lo tanto, envejece.
    • Migramos de una mayor prevalencia de enfermedades infecciosas a más crónicas-degenerativas.
    • Muchos de estos pacientes tienen padecimientos comórbidos.
    • La mayor parte de dichas afecciones suelen atenderse con medicamentos biotecnológicos, donde los tratamientos duran más tiempo y el costo es mayor.
    • Estas enfermedades (como el cáncer, la artritis reumatoide, esclerosis múltiple, diabetes e insuficiencia renal, por dar algunos ejemplos), tienen un gran impacto social y una gran carga económica que presiona los presupuestos de las instituciones de salud y los bolsillos de los pacientes.
    • Se requieren opciones de tratamiento como los biocomparables que ofrecen calidad, seguridad y eficacia a un menor costo.

     

    Si a lo anterior agregamos estos desafíos para el sector salud y los pacientes que adquieren sus medicamentos:

    • Incremento de pensionados.
    • Poco o nulo crecimiento de la base de contribuyentes.
    • El gasto en salud promedio de 1,080 pesos por persona (ajustado a estándares de vida locales) es cuatro veces menor que el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 4,003 pesos.
    • Un mayor número de pacientes pasa de la atención privada a la seguridad social.
    • Presupuestos muy presionados.
    • México es el país de OCDE con el gasto de bolsillo más elevado con 19 mil millones de dólares (mdd), respecto al gasto nacional en salud pública. Esto supone un gasto de 41.5%, mientras que el promedio de esos 34 países que integran al organismo es de 21 por ciento.

     

    Queda claro que se requieren opciones para enfrentar estos retos, opciones como los biocomparables, los cuales entre sus beneficios ofrecen:

    • Una alternativa eficaz y segura para muchas enfermedades crónico-degenerativas a un menor costo.
    • Apoyan la política de contención de costos de las instituciones de salud a la vez que amplían el acceso al tratar a más pacientes con menor gasto en medicamentos.
    • La regulación de biotecnológicos/biocomparables en México (NOM-257) asegura su calidad, seguridad y eficacia, dado que es una normatividad de primer mundo y referente en América Latina.

     

    Existen necesidades de salud no cubiertas en una gran parte de la población por el alto costo de los biotecnológicos innovadores y en donde los presupuestos son finitos y cada vez más presionados. Ante ello los biocomparables contribuyen a:

    • Reducir el gasto de bolsillo en el mercado privado y de las instituciones.
    • Incrementar el número de pacientes tratados que requieren el beneficio de los biotecnológicos (acceso).

PORTADA

publicidad Promo Lateral
icono-flecha