icono-facebook icono-twitter icono-Google icono-Linkedin
publicidad

OPINIONES

  • 9

    Ferdinard Recio |

    Director general del Centro Acrópolis.

    Construcción con mapa de riesgos


    01 July 2018

    Cuando exista una buena planeación en la construcción de una unidad de salud, los resultados siempre serán favorables

     

    Para dialogar con las nuevas autoridades del país, sobre lo que es un Hospital Seguro en su localización, cimientos, estructura, equipamiento y capacidad de respuesta del personal de los servicios de salud, es conveniente solicitarles la atención preventiva y no sólo correctiva del mantenimiento; para que los medios de comunicación sean los más fáciles y suficientes para ser utilizados por usuarios, empleados y proveedores, que puedan ser monitoreados por cámaras de seguridad en su entorno y, en especial, en las zonas de ingreso y egreso; así como estar preparados para brindar sus servicios después de la presencia de fenómenos naturales y creados por el hombre.

     

    Por eso no se deben construir servicios de salud en zonas de alto riesgo, pues son inversiones inadecuadas a un alto costo que en corto tiempo se verán afectadas; se debe realizar un buen estudio diagnóstico de la zona en que se proyecta construir una unidad de salud que brinde beneficios verdaderos a la población que la rodea.

     

    Es imprescindible mantener una constante capacitación y adiestramiento del personal que trabaja en la unidad de salud, para que cada cuatrimestre realicen simulacros de cómo debe actuar cada uno de los integrantes del personal ante los diferentes fenómenos naturales o creados por el hombre y, de esta manera, mantener su Centro de Operaciones de Emergencia, en el lugar más seguro dentro y fuera de sus instalaciones, con señalamientos adecuados de las zonas de seguridad interna y externa, así como la guía de evacuación después de haber realizado el repliegue durante los sismos.

     

    Así mismo, es necesario procurar tener el abasto suficiente de medicamentos, materiales de curación y de laboratorio para análisis clínicos de emergencia, dotación preventiva en bancos de sangre, alimentos no perecederos, combustibles, agua potable en las cisternas para cuatro días mínimo; mantenimiento constante de las plantas de luz de emergencia y medios de comunicación alternos; así como actualizar la red de apoyo de las unidades de salud alternas con las cuales se puede referenciar a pacientes en estado grave, si la unidad de salud se encuentra afectada en algunos de sus servicios prioritarios.

     

    Es muy conveniente recordar que construir en áreas y zonas de alto peligro, es estar expuesto a que los fenómenos naturales hidrometeorológicos o geológicos nos dañen, ya que nuestro país es de alto riesgo en éstos, se debe estudiar el mapa de riesgos que fue creado por el Centro Nacional de Prevención de Desastres; de no hacerlo así, se dejará a la población sin los servicios de salud necesarios después de las catástrofes y ello repercutirá en la resiliencia de la zona al ocasionar que los habitantes se sientan desprotegidos; además, reconstruirlos o construirlos según el grado de afectación implicará un costo mayor. Cumplir los lineamientos de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud creados en Kobe, Japón, en 1985 sobre Hospital Seguro, siempre será de beneficio para todos.

PORTADA

publicidad Promo Lateral
publicidad
icono-flecha