icono-facebook icono-twitter icono-Google icono-Linkedin
publicidad

ACONTECER IF

  • 10

    Marisol Toriz |

    mtoriz@apeditorial.com.mx Directora editorial y Web de Diálogo Ejecutivo, periodista especializada en la IF con 11 años de experiencia en el desarrollo, dirección y coordinación de proyectos editoriales cubriendo las fuentes de salud, negocios, tecnología y asuntos regulatorios, principalmente; además de ser responsable de la gestión de sitios Web y envíos de emailing. Su alma mater es la Universidad Nacional Autónoma de México y ha tomado diversos seminarios y cursos de periodismo especializado, herramientas digitales, liderazgo, comunicación, ventas y relaciones humanas en la Universidad Panamericana, La Salle, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey, Google y Dale Carnegie Training.

    Guadalupe Espitia, jefa del servicio de Neumología del Hospital 1° de Octubre del ISSSTE.

    Acceso a derechohabientes - Boehringer Ingelheim

    01 March 2018

    Foto: agencia de RP

     

    En el país, se estima que la incidencia de la FPI es de seis a ocho casos por cada 100 mil habitantes, aunque es poco frecuente, quienes viven con este padecimiento disponen de muy pocas opciones de tratamiento y la economía de sus familias sufre un fuerte impacto

     

    De manera reciente, Boehringer Ingelheim (BI) anunció que su medicamento nintedanib fue incluido en el cuadro básico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), con lo cual los pacientes con fibrosis pulmonar idiopática (FPI) podrán tener acceso a una terapia que ralentiza en 50% la progresión de la enfermedad, reduce el riesgo de exacerbaciones o empeoramiento de los síntomas y, por lo tanto, mejora su calidad de vida.

     

    “Si bien la FPI no presenta una alta prevalencia, 50% de los casos fallece de dos a tres años después del diagnóstico debido a una detección tardía y, sobre todo, a la falta de un tratamiento adecuado, pues las terapias actuales sólo sirven para aliviar los síntomas o prevenir complicaciones asociadas. Y, aunque el trasplante de pulmón es una opción viable, en México todavía no existe una amplia cultura de donación de órganos y sólo está disponible para un número reducido de personas”, comentó Fernando Guillén, neumólogo del ISSSTE Chiapas.

     

    Marino Fernández, director médico de BI, mencionó que mientras en México la atención sanitaria se concentra en padecimientos de mayor prevalencia como diabetes o cáncer, existe un rubro no menos importante que necesita ser escuchado: las enfermedades huérfanas que, por su escasa información o registro, son etiquetadas como “raras”.

     

    Dentro de ese rubro figura la FPI, la cual afecta a adultos mayores de 50 años de edad, sobre todo varones, en una proporción de 15-43 personas por cada 100 mil habitantes, al ser más vulnerables los fumadores, aquellos con antecedentes heredofamiliares de la enfermedad o que se han expuesto a factores de riesgo como polvo de metales, maderas y sustancias químicas, entre otros.

     

    Aunque aún no existe una cura para la FPI, agregó que “es muy importante tomar conciencia sobre su fatalidad y trabajar en conjunto con las autoridades de salud y la comunidad médica para realizar campañas orientadas a incrementar su conocimiento, mejorar su diagnóstico y lograr que tratamientos de última generación como nintedanib estén disponibles en todas las instituciones públicas y privadas”.

     

    De ahí la relevancia de dar un mayor acceso, reveló Guadalupe Espitia, jefa del Servicio de Neumología del Hospital 1° de Octubre del ISSSTE, en el marco de la quinta edición de la Alianza de Expertos en Neumología (ADEN 2018): “El hecho de que nintedanib esté al alcance de la población derechohabiente del ISSSTE representa un gran avance para nuestra institución, que siempre se ha destacado por ser pionera en la inclusión de medicamentos de alta especialidad para el tratamiento de enfermedades crónico-degenerativas y raras como ésta”.

     

    Guillén explicó que lo grave es que alrededor de la mitad de los pacientes recibe un diagnóstico inicial erróneo porque los síntomas son similares a otras enfermedades respiratorias.

     

    Destacó que el empeoramiento de los síntomas es lo que genera en estos pacientes mayor número de urgencias médicas, incapacidad, ausentismo laboral y muerte prematura, además de que tienen mala calidad de vida porque esta situación les impide desempeñar actividades cotidianas como bajar y subir escaleras o anudarse los cordones de los zapatos. 

PORTADA

publicidad Promo Lateral
icono-flecha